¿Una inyección contra el cáncer de próstata? Parece que es posible

La ciencia evoluciona a pasos agigantados y parece que en la cura del cáncer (de todos los tipos) son muchos los avances que se hacen para erradicar esta enfermedad, que suele ser la más presente en la sociedad en la que vivimos. Ahora, para el cáncer de próstata, parece que hay un método fiable de prevención, y que es una inyección.

Así, si todo fuera cierto, los varones (sobre todo los que tienen antecedentes familiares) de 50 años, ahora podrán someterse a pruebas urológicas de control para la detección temprana de la enfermedad, el cual es el segundo tipo de cáncer más frecuente en los hombres (en España, por ejemplo, 25.000 nuevos casos se detectan cada año y en Reino Unido, cada año mueren 10.000 hombres por culpa del cáncer de próstata).

En concreto, esta “milagrosa” inyección la han encontrado científicos británicos de las Universidades de Bristol y Nottingham.

El experimento consiste, básicamente, en bloquear con inyecciones la molécula SRPK1, imprescindible para el crecimiento de los tumores, y esto, por el momento, ha sido posible en los ratones y, seguro que, muy próximamente, en el ser humano.

Aunque en la actualidad, el cáncer de próstata se trata con cirugía, extirpando la glándula, con terapia hormonal y radioterapia, para atacar a las células tumorales, lo cierto es que son tratamientos muy agresivos y que tienen efectos secundarios duros (como, por ejemplo, la incontinencia urinaria y la impotencia) para el hombre.

Por el momento, sólo se ha ensayado esta inyección para el cáncer de próstata.

Lo cierto es que, en un futuro no muy lejano, podría servir también para otras patologías.

Y como la ciencia es un portento, además, esta inyección, también se cree que podría ayudar a hacer frente a la degeneración macular, que es la que ocasiona la forma más habitual de ceguera.