¿Podrá Google salvar a la industria del porno?

La industria del porno, como muchas otras, se está viendo asolada por la piratería, que ha provocado que las descargas legales y las compras de películas físicas hayan descendido considerablemente. Por eso, el sector, ha solicitado a Google su apoyo y colaboración para fomentar el consumo legal de contenidos para adultos, pidiendo así el mismo trato que la industria del cine y la música.

Algunos de los principales nombres en el porno han aclarado que Google mantiene una fuerte discriminación de la industria de contenidos para adultos, y es por ello, por lo que se ha solicitado a Google, que, al igual que ha ocurrido con la música, le de a la industria del porno las armas necesarias para que los contenidos legales sean los que tengan mayor visibilidad.

Esto es sólo lo que el porno le pide a Google, ayuda para que los usuarios encuentren enlaces a medios de descarga legales de compra de contenido adulto, ya que, hasta ahora, la pornografía está totalmente vetada en los espacios publicitarios provistos por la red de Google, y esto es algo que al sector del porno le hace jugar con una muy clara desventaja.

Es por ello, por lo que sin esta ayuda de Google, se podría decir que la mayoría de contenido pornográfico está siendo robado y el consumo está tendiendo, desde hace ya un tiempo, a favor de los sitios web con contenido ilegal y por esto es necesaria la colaboración de Google.

Ésta puede acarrear enormes ventajas al famoso buscador, como, por ejemplo, el establecer filtros de contenido en Google.

Por el momento, la compañía de Mountain View, Google, no se ha manifestado al respecto y ha decidido mantenerse al margen de la polémica que ha generado el sector de la pornografía al solicitar su ayuda.

Lo que sí está claro es que los usuarios de este tipo de contenido pueden entender que debe haber una solución intermedia en la que todos pudieran salir beneficiados, y en la que Google debería prestarse a participar y facilitar la descarga legal de contenido para adultos.