Multa de 3.450 millones a seis bancos, otro escándalo en la banca

La cantidad de más de $3400 millones con la que los bancos han sido multados este miércoles tiene grandes implicaciones históricas.

No es sorprendente que los bancos americanos, ingleses y europeos involucrados tengan que pagar la multa. Despues de todo, comerciantes de Citigroup, JPMorgan, Chase, El Banco Real de Escocia, HSBC y UBS han estado manipulando el  mercado del tipo de cambio al variar el precio de referencia de unas monedas para cosechar beneficios espectaculares, de acuerdo a MonFinancier.com

La multa marca la cúspide del comportamiento poco ético de los bancos. Después de los escándalos de los últimos años,  la confianza del público en las instituciones financieras ha disminuido notablemente.

Su comportamiento continuo después del escándalo LIBOR, el cual supuestamente resultó en controles más apretados, es un patrón familiar, dice John Plender en el periódico Financial Times. Continua: “Los directores y ejecutivos dicen que estaban a cargo pero no tenían control, y su respuesta a las críticas sobre escándalos previos ha sido inadecuada. Todos sus discursos sobre subir la norma ética eran mentira, mientras que los comerciantes hablaban con vulgaridades en salas de chat y dejaban un rastro incriminatorio.”

Estas declaraciones acerca de mejorar las normas se llevaron a cabo cuando los bancos sabían que estaban siendo investigados.

Claramente, escribe Plender, la cultura de los bancos más grandes del mundo está podrida y la mayor pregunta es si se puede reparar. Al multar al banco, las agencias reguladoras están castigando a los accionistas en vez de a los directores y ejecutivos.

La investigación duró solo 18 meses, un tiempo increíblemente corto. Este tipo de crimen, debido a su naturaleza, es difícil de comprobar, indica otro artículo en Financial Times. Aún así, las palabras de los comerciantes fueron las que terminaron condenándolos.

El motivo por el que los bancos se siguen comportando mal vuelve, una vez más, a su cultura, una que valora el hacer dinero por encima de todo lo demás. Los banqueros que estafaron a sus clientes se enfrentan a la retirada de sus bonos – en el peor caso – al despido. En otros sectores de la economía, los que roban a sus clientes van a la cárcel.

Aunque la multa ha sido una cifra récord, el comportamiento de los bancos no va a cambiar hasta que cambie su cultura. Aún así, los bancos se han vuelto más cautelosos y ahora tienen miedo de equivocarse otra vez – lo que se convertirá en una provisión más alta para gastos legales, departamentos de control normativo y procedimientos de control. Algunos, como MonFinancier, consideran que no solo esta la imagen del mundo de la banca por el suelo, sino que también hay otro problema: los bancos tendrán que empezar a ganar dinero de una manera más honesta. Mientras tanto, Financial Times predice que todo seguirá igual, a menos de que se usen sanciones penales.