¿Está comenzando el declive de ISIS?

El grupo terrorista Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés) tenía un plan, hace cinco años, mediante el cual toda la mitad norte de África y gran parte de Europa y Asia, debería ser conquistada en 2019.

Luego, llegaría al resto del mundo. Aunque es un plan absurdo, ésta es la base de la ideología. Algo que parece, sin duda, el lema de los extremistas de la Edad de Piedra.

Así lo ha expuesto el jefe de ISIS Abu Bakr al-Baghdadi, ya que con “el permiso de Alá, una vez más seremos los amos del mundo y los reyes de la tierra”. Aunque, eso sí, no se sabe aún si Alá tiene la misma intención que el señor Baghdadi, ser el amo del mundo.

Desde el 8 de enero hasta el 23 de septiembre, el ISIS en Irak y Siria ha sido bombardeado en varias ocasiones, y, desde entonces, la milicia ha perdido al menos a 1000 hombres y siete líderes, entre ellos algunos que se encontraban muy cerca de Baghdadi. Además, fueron destruidos cientos de vehículos, y un sinfín de depósitos de armas y otras instalaciones militares pertenecientes al grupo.

Además, las exportaciones de petróleo fueron una de sus principales fuentes de ingresos. Así que en el futuro, los camiones cisterna que viajan fuera de las áreas yihadistas a los países vecinos serán confiscados y el peor golpe para el negocio del petróleo islamista es que estaba perdiendo la batalla de Baiji.

Baiji es la ciudad más grande que se ha recuperado del ISIS, con unos 60.000 habitantes y es, asimismo, uno de los sitios más importantes de las refinerías de petróleo de Irak.

Por otra parte, en el norte, en la región autónoma del Kurdistán, el ISIS también ha perdido varios lugares, ya que, desde la semana pasada, las tropas peshmerga kurdos han lanzado una importante ofensiva alrededor de Sadia y Kirkuk.


Con todo ello, se puede entrever, claramente, cómo el ISIS está perdiendo poder en las regiones y, con ello, su extremo terrorismo ha caído, algo que, sin duda, es bueno para la tranquilidad de la sociedad.