La clave económica de México no está en el mercado local ni en Estados Unidos

Para plasmar un crecimiento importante en los próximos años a nivel económico y conseguir los objetivos trazados en los últimos planes de diversos sectores, México deberá poner su mirada en las exportaciones a países de América Latina.

El país norteamericano coloca el 80% de sus exportaciones en Estados Unidos pero se trata de un mercado que está llegando a su tope, mientras el mercado interno no termina de explotar como se presagiaba con las medidas gubernamentales realizadas con la llegada de Enrique peña Nieto a la presidencia.

Ante esta situación y el crecimiento que proyectan varios países del continente, una de las mejores opciones de expansión para la economía mexicana es poner su mirada hacia el sur y empezar a establecer mejores relaciones comerciales con los territorio cercanos en múltiples sectores.

Panamá, Colombia, Bolivia, Ecuador y República Dominicana son algunos ejemplos de países que esperan un aumento importante del PIB para el 2015 y que aparecen como socios potenciales de México para relaciones comerciales sostenibles para los próximos años.

“América Latina es un buen nicho para que México se diversifique. Puede exportar mercancías desde la agroindustria y sector mobiliario hasta productos automotrices”, comentó al respecto Carlos Palencia, representante de la Cámara Internacional de Comercio.

Ajustes necesarios para competir

Para alcanzar los objetivos trazados en los planes gubernamentales y privados, México debe implementar una serie de medidas que tienen que ver con mejoras sustanciales en logísticas y procesos productivos, para tener lo suficiente para satisfacer el mercado local, la demanda constante de Estados Unidos y abrir nuevos horizontes.

La diversificación de áreas de acción y la participación de más empresas también resultará determinante para potenciar el alcance de las exportaciones, ya que actualmente sólo medio centenar de empresas representan el gran porcentaje de exportaciones en los últimos años.

México ha tenido como reto incrementar los indicadores económicos bajo la presidencia de Peña Nieto y la implementación de varias reformas planteaba la competitividad del país a nivel internacional como meta cercana, por lo que la toma de decisiones con visión a futuro y la apertura de nuevos mercados podría ser clave en el proceso.