Francia, ¿gobernada por los musulmanes en 2022?

El autor francés, Michel Houellebecq, en su nueva novela, plantea un tema que está causando controversia, aún un mes antes de publicarse su nueva obra y es que, en ella, el plantea que en el año 2022 Francia estaría gobernada por los musulmanes.

Se puede leer, en su obra, como los saudíes financian la Universidad de la Sorbona en París y, además, los profesores de primaria y secundaria de Francia, tienen que convertirse al Islam y a los 11 años, la educación en las niñas finaliza, ya que ellas tienen que dedicarse a las tareas domésticas, al matrimonio y a la maternidad.

Ben Abbes, el presidente musulmán

La poligamia, así, en esta Francia ideada por Houellebecq sería legal y, además, a las mujeres no se les permitiría trabajar, por lo que así, el alto desempleo se desplomaría.

El autor francés, también ilustra cómo Mohammed Ben Abbes, del partido musulmán “Fraternidad”, derrota al “Frente Nacional” de Marine Le Pen, con el apoyo de los socialistas, los centristas e incluso de la centroderecha de Nicolas Sarkozy. Pero, también, lo más sorprendente que Michel plasma en su libro es que tras el gobierno de Hollande, en Francia, se redescubre el optimismo y el crecimiento económico en el marco del Estado de la moderada presidencia islamista.

El libro, que lleva por título “Sumisión”, se pondrá a la venta el próximo 7 de enero y ya, con su nombre, es en sí una provocación. Además, el narrador, es un tipo que bebe demasiado y que tiene una vida sexual un tanto infeliz debido a problemas de disfunción y que estudia la posibilidad de convertirse al Islam, pues es la única forma de poder conseguir su carrera universitaria.

La polémica está servida

En el libro, además, se explica, cómo el que sería el presidente musulmán de Francia, Ben Abbes, promueve las empresas familiares para el futuro de la nueva economía francesa y esto es algo que está totalmente en la línea de las enseñanzas del Islam.

Cuando se dieron algunos detalles de la novela en las redes sociales, hubo una gran oleada de indignación, pero, sin duda alguna, la verdadera tormenta se desatará cuando el escritor comience a dar entrevistas para promocionar su libro y de declaraciones que no dejan indiferentes a nadie.