Esto es lo que la cocaína le hace a tu cuerpo

La cocaína ha sido una forma ilícita con la que los banqueros pueden mantener sus relaciones con sus clientes y sus fiestas. Con su uso, pueden mantenerse despiertos por horas demás.

La cocaína, como todas las drogas ilícitas, tiene sus consecuencias, de acuerdo al artículo de Michael Kaplan en Business Insider.

Puede perjudicar ciertas partes del cuerpo, desde tu nariz hasta tu energía.

Para la mayoría de usuarios casuales de  la cocaína, la estimulación empieza apenas la consumes. Dispara euforia y tu cerebro entra en estado de alerta que afecta tus sentidos de la vista, del tacto y del oído.

Mientras más rápido entre la cocaína al torrente sanguíneo más intenso es su efecto y tiene menos tiempo de duración.

La dopamina es el químico en el cerebro responsable de cualquier conducta adictiva ya que se dispara cuando se obtiene placer. El uso repetido de la cocaína resulta en un sistema de dopaminas hiperresponsivo, lo que hace que la droga sea dificil de ignorar.

Es tan adictiva que te antojas con solo ver a otra persona usarla. Los niveles de dopamina en tu cerebro se incrementan aún cuando solo ves videos de personas utilizando la droga.

Es potencialmente letal porque restringe la sangre que llega al corazón. La droga aumenta el ritmo cardíaco y la presión arterial mientras contrae las arterias que llevan sangre al corazón.

La restricción del flujo de sangre oxigenada al corazón causa enfermedades en los tejidos y puede resultar en dolor en el pecho, ataques cardíacos y derrames cerebrales.

Reduce la materia gris en tu cerebro. La droga puede acelerar el envejecimiento del cerebro. La materia gris controla tu memoria, tu toma de decisiones y tu habilidad para prestar atención.

Los usuarios crónicos de cocaína tienen un mayor riesgo de depresión. El uso de la droga disminuye  los niveles de la proteína responsable de producir dopamina en tu cerebro.

Aunque a corto plazo la cocaína puede incrementar la excitación sexual y prolongar el vigor, el uso frecuente puede resultar en impotencia

La cocaína disminuye tu apetito y hace que no te preocupes por comer. En general, consumes menos comidas cuando usas esta droga.

Es tóxica para el tejido nasal con el que está en contacto al consumirla antes de ser absorbida por la sangre. Aunque no duele – la cocaína adormece – causa enrojecimiento, una nariz mocosa y eventualmente daño al tabique nasal.

Los metabolitos de la cocaína pueden ser detectados en la orina por un periodo de hasta 48 horas. Si el uso es frecuente, este tiempo puede ser más largo. Una prueba de cabello puede ver si hay cocaína en tu sistema hasta 90 días después del último uso.