El cambio climático pone en jaque al vino de Francia

Una crisis climática está provocando una crisis de identidad en la vitivinicultura francesa, con altas probabilidades de buscar nuevas regiones de cultivo o abandonar el cultivo de ciertas uvas que han dado fama a los viñedos.

Los últimos 30 años han provocado cambios en las condiciones climáticas y el vino de Francia empieza a sufrir, con una modificación en el calendario de cultivo, según un reporte de Nature Climate Change.

El proceso de elaboración del vino de Francia ha requerido de lluvia, veranos calientes y algunas sequías, por lo que el cambio climático amenaza con tirar abajo la ecuación.

Los productores franceses llevan un detallado registro desde el siglo XVII y ello confirma que la etapa de la cosecha se ha adelantado dos semanas desde 1980.

“En muchas partes de Francia el clima local ha sido estable por cientos o miles de años. Pero todo está cambiando con la crisis climática”, afirma Elizabeth Wolkovich, profesora de biología de Harvard.

Dificultades en el futuro cercano

Las uvas varietales para los vinos de Francia más famosos como el pinot noir de Borgoña y el merlot de Burdeos tendrán problemas para adaptarse al clima.

Si todo se sigue calentando, los viñedos no podrán mantenerse para siempre”, asegura Wolkovich.

Como detalla un artículo de The Local, otros vinos como Champagne, Margaux, Saint-Emilion y Sauternes solo pueden crecer en determinadas áreas y los fabricantes afrontan una crisis de identidad mientras el mundo debate y trata de buscar soluciones importantes al cambio climático