Comodín

Los templos japoneses están muriendo