Comodín

Miami es para Río lo que Londres es para Moscú