Comodín

¿Tu relación puede sobrevivir una visita a IKEA?