Comodín

El alquiler de ropa de uso cotidiano gana adeptos… especialmente entre los Millennials