Comodín

¿Están los padres americanos obsesionados con el deporte de sus hijos?